La importancia de una buena comunicación en el trabajo

Comunicación en el trabajo

Uno pensará que todos somos unos magníficos comunicadores. Que todo lo que hacemos a diario es comunicarnos. Hablando, chateando, enviando mensajes de WhatsApp, redes sociales, enviando correos electrónicos… Sin embargo, a pesar de la frecuencia con la que lo hacemos, siempre hay margen de mejora.

En el espacio de trabajo, la mala comunicación socava nuestra capacidad de ejecución. Una encuesta realizada una consultora de recursos, encontró que las compañías con empleados que se comunican bien son más productivas y experimentan tasas más bajas de rotación de empleados. Eso es solo lógico, la gente odia no ser escuchada. Si vas a tu oficina todos los días sintiendo que nada de lo que dices importa, no te quedarás allí más de lo necesario.

Pero queremos ser escuchados por más que solo jefes. Anhelamos ser escuchados por todos los que nos importan: compañeros de trabajo, gerentes, familiares, amigos y conocidos. Es una necesidad fundamental que impulsa y afecta a nuestra forma de comunicarnos y expresarnos. Ya que, las habilidades de comunicación son una gran parte del ser humano, es lo que nos permite crear una conexión con los demás.

Por eso, si no puede comunicarse de manera efectiva con sus compañeros de trabajo, puede convertirse en un problema mayor que simplemente un ambiente de trabajo hostil. Puede que le resulte muy difícil hacer su trabajo con éxito. Aquí algunas claves.

Ve al grano

Cualquiera que sea tu punto principal, comienza allí. Si necesita algo, pídalo con claridad. Sé directo. Sé conciso.

Sé un buen oyente

La comunicación efectiva, por definición, es una calle de dos vías. Comience asegurándose de escuchar el mensaje que otros le están tratando de entregar.

Sólo puedes responder con eficacia si entiendes claramente lo que intentan decir. Y si alguien no está siendo claro, pregúnteles y podrás mejorar así tu respuesta.

Comprende tu estilo de comunicación personal

Todos tenemos nuestras propias preferencias de comunicación con respecto a las palabras y los medios que usamos. También estamos comunicando información no verbal a través de nuestro tono y lenguaje corporal.

¿Insistes en incluir emojis en cada hilo? ¿Hablas en acrónimos o jerga corporativa? ¿Dudas a cada frase sobre fechas y forma?

Echa un vistazo a tus propias preferencias, puntos fuertes y debilidades del estilo de comunicación. No sólo escuches a los demás, escúchate a ti mismo.

¿Tu lenguaje construye puentes? ¿Anima a la conversación? ¿Inspira ideas?

Cuando veas que tu mensaje no se está transmitiendo correctamente, no supongas automáticamente que el destinatario es el obstáculo de la comunicación.

Respeta los métodos / herramientas de comunicación preferidos por las otras personas

Tenemos tantas opciones de comunicación ahora, que casi todos tienen su medio preferido. Respeta eso.

¿Tienes un compañero de trabajo que nunca contesta su teléfono? Para de llamar.

Desarrolla relaciones, pero mantente profesional

Por supuesto, hay espacio para hablar sobre cosas que no son de trabajo con compañeros de trabajo. Queremos llevarnos bien y encontrar puntos en común con las personas con quienes trabajamos. Todos quieren sentirse conectados con sus compañeros de trabajo hasta cierto punto. Ser personal en el momento adecuado nos ayuda a ver a los compañeros de trabajo como individuos, como personas reales con sentimientos.

Pero hay que saber cuando tomar estos lazos personales separándolos de ciertos momentos y ambientes profesionales para evitar una falta de cohesión.

Mantente constructivo

Cuando tengas que entregar un mensaje difícil, mantente constructivo. El objetivo de comunicar este mensaje es obtener un mejor resultado. Avergonzar a alguien o ser agresivo con él no lo conducirá a un mejor resultado.

Soluciona los errores

Siempre que haya una falta de comunicación que obstaculice el progreso, resuélvala rápidamente. Permitir que se pudra no facilita las futuras comunicaciones.

Siempre acepta tus errores de comunicación, discúlpate sinceramente por ellos y arréglalo de la mejor forma. Y por supuesto aprende a perdonar.

En definitiva

Comunicarse con atención y regularidad, aumenta su credibilidad para que cuando tenga mensajes más importantes o difíciles de compartir, sus compañeros de trabajo puedan escucharlo.