El coworking llega para quedarse

Últimamente hay un término que se repite en aquellos artículos que podemos encontrar en internet o en publicaciones analógicas referentes a trabajo y técnicas de optimización del rendimiento de este: el coworking. Este anglicismo hace referencia a un modelo de trabajo cooperativo en el que los profesionales de diferentes sectores comparten medios logísticos para llevar a cabo sus tareas empresariales.

Saliendo del marco físico que acabamos de definir, la principal ventaja que depara el coworking es la suma de conocimientos y experiencias de todos los profesionales que comparten espacio, produciéndose una sinergia positiva en la que 1+1 no son 2, sino que esa puesta en común repercute de manera positiva y exponencial en el trabajo de cada uno de sus participantes.

Este modelo de trabajo es especialmente beneficioso para autónomos o empresarios freelance, emprendedores, start-ups o empresas de tamaño reducido; en cuanto a sectores, está especialmente indicado para aquellos que se dediquen a las TIC o para aquellos que trabajen, en definitiva, con un ordenador y un teléfono como principales herramientas de trabajo.

¿Cuales son sus principales ventajas?

Muchas son las personas que trabajan desde casa puesto que en su propio hogar disponen de los medios necesarios para ello. Sin embargo, el entorno familiar resulta incompatible, en ocasiones, con aspectos fundamentales como la concentración y la ausencia de distracciones, algo imprescindible para optimizar el tiempo de trabajo. Además, en el supuesto de tener que organizar una reunión o encuentro, la casa de cada uno no transmite una impresión de profesionalidad y seriedad.

Por otro lado, y en relación a lo antes mencionado, tener un espacio de trabajo fuera de casa permite generar rutinas que favorezcan nuestra producción.

En cuanto al bolsillo se refiere, no tienes por qué desembolsar cantidades ingentes de dinero acondicionando tu espacio de trabajo a tus necesidades, adquiriendo costosos aparatos como una impresora, escáner o fotocopiadora, además del mobiliario necesario para poder tener una correcta organización de todo nuestro trabajo (ficheros, mesas de trabajo, etc.).

Otra de las ventajas es la flexibilidad que estos espacios ofrecen a sus clientes en cuanto al periodo de arrendamiento: meses, semanas, días…e incluso horas.

También nos proporciona la oportunidad de interactuar con otros profesionales y compartir con ellos ideas, proyectos, e incluso dudas o consejos, lo cual es enormemente ventajaso, más aún si estás empezando tu andadura empresarial.

Centro de Negocios Italia 113 pone a tu servicio todas las ventajas de estar rodeado de profesionales de diferentes sectores desde el prisma de la más absoluta profesionalidad, ofreciéndote siempre la intimidad de un despacho propio.