Horario flexible. Ventajas para el empleado

Horario Flexible

Las ventajas para empleadores y empleados existen cuando el empleador permite a los empleados trabajar en horarios flexibles. Ya sea que el horario de trabajo flexible implique la compresión de los días de trabajo, las horas diarias flexibles o el trabajo a distancia, existen desafíos para el empleador y el empleado. Echemos un vistazo a las ventajas para los empleadores y empleados que ofrece la negociación de un horario de trabajo flexible.

Las ventajas para empleadores y empleados existen cuando el empleador permite a los empleados trabajar en horarios flexibles.

Ya sea que el horario de trabajo flexible implique la compresión de los días de trabajo, las horas diarias flexibles o el trabajo a distancia, existen desafíos para el empleador y el empleado.

Pero hoy, nos centraremos en las ventajas para los empleados a la hora de disfrutar de un horario de trabajo flexible.

VENTAJAS PARA LOS EMPLEADOS

Con horarios de trabajo flexibles, los empleados experimentan estos beneficios:

Flexibilidad para satisfacer las necesidades familiares, las obligaciones personales y las responsabilidades de la vida convenientemente. Si tienes un horario flexible, puedes acudir por ejemplo a una reunión del AMPA durante el día, tomar una clase de yoga o estar en casa cuando venga la persona encargada de atender un mantenimiento de la casa.

En algunas áreas, los viajes diarios de más de una hora en cada sentido son habituales, es decir el trabajador va y viene de casa al trabajo dos veces al día. Si a estos empleados se les permite trabajar desde su casa, eso ahorrará dos horas de tiempo, gasolina y desgaste en el camino. Sin mencionar el impacto medioambiental y sobre la gentrificación que esto conlleva.

Al permitir que los empleados determinen su propio horario y ambiente de trabajo, apela al espíritu emprendedor de la persona, lo que puede ser bueno para sus empleados.

Reduce el agotamiento de los empleados debido a la sobrecarga. La flexibilidad significa que los empleados pueden tomar un descanso cuando lo necesiten sin la supervisión de un jefe.

Permite a las personas trabajar cuando obtienen mejores resultados, se sienten más frescas, y cuando disfrutan más trabajando.

En resumen, una flexibilidad horaria bien gestionada y entendida por ambas partes – tanto empleador como empleado – pueden hacer que los dos consigan mejores resultados laborales y personales contribuyendo a la satisfacción y realización tanto del negocio como del capital humano involucrado.