¿Sabes qué es un intraemprendedor en una empresa?

Renovarse o morir. Este es uno de los mantras que toda empresa ha de tener bien presentes si no quiere que la empresa sucumba a su fecha de caducidad. Es importante que el emprendedor tenga tanto los ojos como la mente siempre bien abiertos, y no solo esté al tanto de nuevas técnicas y métodos que sirvan para que su negocio crezca, sino también plantearse sin prejuicios ni reticencias si su aplicación puede resultar fructífera en su caso particular.

En este sentido, uno de los principales problemas que se presentan más tarde o más temprano es el posible agotamiento del modelo de negocio, un escollo que conviene visualizar con tiempo para poder sortear si no se quiere naufragar.

El intraemprendedor, ese “héroe” hasta ahora desconocido

La riqueza de una empresa se mide a través de su capacidad y volumen de negocio, de sus beneficios, de su número de clientes…pero también, y por supuesto, de la cualificación, profesionalidad y heterogeneidad de su plantilla. A este respecto, dentro del personal que integra un negocio existen empleados con personalidades muy diferentes entre las cuales quizá se encuentre la figura del intraemprendedor: aquella persona que va más allá de la realización de las tareas que se le encomiendan, planteándose nuevas fórmulas y modelos de trabajo que se traduzcan en ideas innovadoras.

Lejos de ser una problema, contar con empleados que se formulen cuestiones referentes a la organización, desarrollo y métodos de trabajo supone un valioso activo para la empresa; si bien es cierto que se trata de trabajadores con un perfil cuya gestión puede suponer una mayor dificultad, dejarles implementar sus planteamientos e ideas, siempre bajo control y supervisión pero con el suficiente margen de libertad, puede ser una vía de escape ante el posible ocaso del negocio. La idoneidad de concentrar toda la energía que un emprendedor aporta y saber dirigirla hacia el beneficio de tu propio negocio a través de personas que al mismo tiempo se identifican y comprometen con la empresa y sus valores, que persiguen objetivos comunes y que se dejan la piel por un negocio que no es el suyo es incuestionable.

¿Cómo reconocer a un intraemprendedor?

Este tipo de empleados se caracterizan por cuestionar los métodos de trabajo establecidos, son personas asertivas, se mantienen lejos de la autocomplacencia y del reconocimiento y afrontan los cambios más como una oportunidad que como un problema.