La inteligencia artificial destruirá empleos…o todo lo contrario

inteligencia artificial trabajo

Una sociedad distópica en la que las máquinas y ordenadores se impongan a la voluntad humana y releguen a las personas a un segundo plano. Esa suele ser la visión del futuro más común entre aquellos que miran con recelo la evolución tecnológica y el desarrollo de la inteligencia artificial, más aún cuando lo que ven peligrar con su desarrollo es, nada más y nada menos, que el acceso al empleo.

Solemos pensar que avances en el campo de, por ejemplo, la inteligencia artificial, desembocará indefectiblemente en la destrucción de puestos de trabajo y en la sustitución de la mano de obra por máquinas. Y nada más lejos de la realidad, el menos, en el presente.

El dato que contradice esta percepción deja poco lugar a la duda: el 83% de las empresas que hacen uso de la inteligencia artificial no solo no has destruido empleo, sino que han aumentado sus plantillas.

Lo más lógico es llegar a la conclusión de que un ciberempleado que no tenga necesidades fisiológicas, que no tenga la obligación de conciliar vida personal y laboral, y que acate cualquier condición laboral acabe imponiéndose al trabajador de carne y hueso. Sin embargo, y aunque en determinadas ocasiones sí puedan ser idóneos para según qué empleos, su aparición en las empresas también deriva en la creación de nuevas vacantes que cubrir.

En este sentido, la clave reside en que podamos descargar las tareas más repetitivas y rutinarias en las máquinas, teniendo más tiempo para ocuparnos de otras que requieran un valor añadido como puedan ser la gerencia y la dirección.

Actividades relativas a procesos creativos o comunicativos son los que más a salvo se encontrarán de la irrupción de la inteligencia artificial, campos en los cuales las máquinas no podrán superar a la mente humana debido, entre otras cosas, a nuestra capacidad de improvisación o de generar empatías, sentimientos o emociones.

Principales oportunidades de empleo que la inteligencia artificial ha traído

Hablar con una máquina puede parecer absurdo, pero es precisamente esto lo que más nuevos empleos relacionados con la inteligencia artificial está generando: técnicos, ingenieros o incluso filósofos con altos conocimientos de lógica proposicional que sean capaces de entender y hacer entender a las máquinas son algunos de los muchos perfiles que en el futuro tendrán una importancia sobresaliente en este campo.