Negocios: cómo la flexibilidad laboral aumenta la productividad

Cada vez más se está planteando si la flexibilidad en los negocios puede aumentar la productividad de los empleados. Son muchas las empresas que están apostando por modelos más flexibles a nivel laboral en cuanto a horarios, tipo de jornada y teletrabajo. Además, algunas cuentan con espacios de coworking o centros de negocios para que sus trabajadores puedan hacer sus funciones con horario flexible. 

Se trata de una alternativa ideal, tanto para empresas como para autónomos y emprendedores. En Italia 113 podéis encontrar un espacio equipado con la última tecnología para poder trabajar cómodamente todos los días. Hay salas y despachos acondicionados, amueblados y totalmente equipados, así como soporte administrativo, de secretariado y recepción, con el objeto de minimizar los costes de inversión de cada persona.

El papel de los espacios de coworking o centros de negocios

Con poco presupuesto podemos disponer de un despacho de lujo con todos los servicios. Estas áreas son una opción para aumentar la flexibilidad de los trabajadores y, además, para ahorrar en el negocio. En este ámbito, el centro Italia 113 es idóneo para facilitar el networking y, sobre todo, la relación entre profesionales de diferentes sectores. Existen diferentes tipos de despachos, de modo que cada uno encontrará el que se adapte más a sus necesidades.

Una zona de coworking promueve esa libertad e independencia de trabajar para uno mismo, así como hacerlo con la estructura y sentido de comunidad de trabajar con otros emprendedores. Se producen sinergias que ayudan a hacer crecer tanto al profesional como a la comunidad. 

Hoy en día está de moda la contratación flexible para ahorrar al máximo a final de mes y poder disfrutar de más libertad financiera. Y sin compromisos ni penalizaciones.

Así que, si tienes un negocio online, la mejor forma de trabajar es acudiendo a un lugar tranquilo en el que puedas inspirarte y desarrollar todas las ideas con éxito. Solo será necesario que te centres en hacer crecer tu empresa.

La importancia de la flexibilidad laboral

Cuando se trata de algo acordado por el trabajador y la empresa, la flexibilidad laboral puede ayudar a que el empleado tenga más calidad de vida. Por ejemplo, permite que pueda salir a recoger a los más pequeños del colegio, comer con ellos, entrar más tarde por hacer ciertos compromisos, etc. Facilitar la conciliación es clave para mejorar la productividad de todos y tener una mayor eficiencia.

Las nuevas generaciones están más motivadas y tienen mayor compromiso para encontrar un contrato que les permita llevar una vida que les apasione. Eso es importante para gestionar el tiempo de cada uno. Entrar y salir de la empresa, teniendo en cuenta las necesidades de cada uno, es fundamental para que el trabajador se sienta valorado y bien consigo mismo.

Hoy en día es posible trabajar y rendir al máximo sin ir a la oficina a diario. De hecho, este es un aspecto que atrae a los talentos más jóvenes. En la actualidad, ofrecer flexibilidad es la mejor forma de captar a los empleados y sacar una ventaja a vuestra competencia.

El teletrabajo

La flexibilidad laboral también incluye la posibilidad de trabajar desde casa en momentos puntuales, lo que ayuda a resolver problemas sin necesidad de que tengas que romper con tus planes familiares. Los mecanismos de control son también importantes para que los empleados no se sientan suficientemente presionados o vigilados mientras trabajan. Confiar en el equipo es primordial para que desarrolle su trabajo correctamente.

Grandes empresas, como Apple, han fijado que se trabajen tres días a la semana en la oficina y dos desde casa. Es una oportunidad que permite a cada persona organizarse como mejor le convenga. Otro claro ejemplo es Salesforce, que cuenta con una plantilla dividida en grupos que trabajan solo en remoto, otros que acuden siempre a la oficina y otros que hace una mezcla de las modalidades.

También se han puesto de moda las oficinas híbridas, y las empresas están transformando sus oficinas para adaptarlas a una plantilla rotatoria. En estas circunstancias, muchas organizaciones consideran que no es necesario que cada empleado cuente con un escritorio propio y han optado por el hot desking, que se trata de mesas compartidas sin asignar en la que el empleado se debe sentar. De este modo, puede escoger dónde trabajar con su portátil.

Otras optan por el no desking, y únicamente se habilitan espacios para reuniones y acciones puntuales. No hay escritorios individuales y se facilitan espacios según las necesidades del momento. 

En definitiva, los negocios se está transformando y adaptando a los tiempos actuales. Esto implica ofrecer a su plantilla horarios más flexibles y condiciones que encajen con sus prioridades. Se trata de fomentar la motivación y el rendimiento, en este sentido contar con un centro de negocios como Italia 113, te puede facilitar la adaptación a la nueva forma de entender los negocios. Faltará ver cómo evolucionan las nuevas medidas y cómo se van adaptando las empresas a este nuevo marco jurídico.