¿Cómo se reinventan los negocios en la era digital?

La crisis del coronavirus y el confinamiento que todos hemos vivido han terminado por pasarnos factura. Esto es así especialmente en el caso de las empresas y negocios tradicionales, que observan cómo el buen funcionamiento de su organización se ve comprometido, a la vez que los beneficios empiezan a bajar o a igualarse a los costes. Por ello, es de vital importancia tratar de reinventarse y adaptarse a la nueva era digital para mantener a flote nuestra empresa y evitar el cierre por todos los medios. Esta adaptación se convierte en primordial en el caso de las tiendas en las que la venta se hace principalmente de forma presencial. Veamos con más detalle qué prácticas son las más recomendables para reinventar un negocio que se tambalea.

Poner el foco en las redes sociales

En esta situación tan incierta, no nos queda otra que cuidar a los clientes lo máximo posible. Para ello, es imprescindible anticiparse y tratar de mantener una comunicación bilateral de manera constante sobre temas como, por ejemplo, la entrega y devolución de productos. Esto deberá llevarse a cabo de la forma más transparente posible, pues lo que nos interesa es fidelizar al cliente.

En este punto, las redes sociales se convierten en un factor clave para transmitir a los consumidores un mensaje de tranquilidad y empatía por la situación que estamos atravesando. Se trata de estar muy activos en los networking sites e interactuar al máximo con los clientes potenciales.

Las redes son una de las herramientas más potentes para adaptar nuestra estrategia de mercado y generar más tráfico y retorno. Es una nueva forma de publicitarse sin tener que invertir más por ello. Recomendamos que se compartan consejos útiles y prácticos sobre la temática de un determinado negocio y que, además, se dé prioridad a aquellos productos que generen un mayor flujo de tráfico hacia nuestra web. Para ello, debemos hacer un estudio previo y tener presentes los hábitos de consumo de los usuarios.

Cómo fidelizar al cliente en la nueva era digital

Tanto los trabajadores autónomos como los emprendedores de un nuevo negocio deben intentar implantar una solución rápida que contrarreste los efectos negativos de la disminución de la actividad laboral. En esta situación tan compleja, hay que facilitar la vida a los clientes y darles una solución que tenga el poder de fidelizarlos.

Una de las estrategias con mejor resultado es ofrecer cupones de descuento que puedan canjear durante un largo periodo de tiempo, así como también ampliar el plazo de devolución de los productos. Por otra parte, sugerimos hacer un cambio en nuestra imagen de marca. Debemos innovar para así poder marcar la diferencia y distinguirnos de la competencia. Como ejemplo, queremos citar a New Balance, que se adapta a estos tiempos tan difíciles con un nuevo eslogan: «Ayer hacíamos zapatillas. Hoy hacemos mascarillas». Es una organización que ha sabido adaptarse y reinventar sus productos como respuesta a la demanda de los consumidores.

Una nueva forma de realizar el pago

Que los pedidos a domicilio están en auge es indiscutible. Así pues, es interesante facilitar al usuario nuevos métodos de pago que le garanticen una mayor seguridad. Tenemos que hacer lo posible por adaptarnos a este nuevo perfil de cliente, más acostumbrado a comprar de forma presencial y que, ahora que no tiene más opción que hacer sus compras online, necesita total garantía en el pago.

En primer lugar, tenemos que empezar a usar terminales de pago TPV que sean del tipo 3G o GPRS. De este modo, no dependeremos de la conexión WiFi en todo momento. Además, existen otras aplicaciones y soluciones que nos permiten realizar el pago mediante un dispositivo móvil, por correo electrónico, en centralitas con un servicio de UBR e incluso a través de las redes sociales.

Asociarse con otra empresa del mismo sector puede tener como resultado la obtención de mayores beneficios. Un ejemplo lo podemos encontrar en marcas como Glovo o Uber Eats, que ya se han aliado con otras marcas para reforzar su posicionamiento. Glovo en concreto se ha asociado con los supermercados Día. La idea es que Glovo pueda repartir de forma rápida y eficaz los productos de alimentación que distribuye Día.

En definitiva, los negocios deben adaptarse a los nuevos hábitos de compra. Incluso en los sectores más tradicionales este cambio se hace imperativo. De lo contrario, se corre el riesgo de tener que cerrar de manera definitiva. Desde el centro de negocios Italia 113 queremos mandar un mensaje de optimismo a todas aquellas organizaciones que necesiten un cambio en su modelo empresarial. Nuestros profesionales se encargarán de realizar un estudio previo para explorar mejores oportunidades de negocio y así poder dar un paso adelante. Responder a lo que los consumidores de la era digital demandan es un reto que queremos conseguir, ya que estos nuevos hábitos de consumo han llegado para quedarse.