Los negocios llevan un año del teletrabajo, ¿cómo ha cambiado nuestra forma de trabajar?

Los negocios se han enfrentado a una dura transformación en el último año, en el que han tenido que modificar su cultura empresarial y estructura organizativa para poder sobrevivir. Uno de los aspectos que más ha modificado la pandemia es la forma y el lugar desde el que trabajas, pero también las herramientas que estás utilizando para ello.

El trabajo ha transformado los negocios

Como sabrás, la cultura empresarial española es poco amiga del teletrabajo o, al menos, lo era hasta hace un año. Las empresas preferían tener a todos sus empleados en la oficina, donde siempre se ha valorado más el número de horas sentado en la silla que la productividad. Pero, la llegada de la pandemia, obligó a muchas empresas a enviar a sus trabajadores a casa para preservar su seguridad.

En el caso de los autónomos y emprendedores, la situación fue muy similar. Aunque estos colectivos estaban más acostumbrados a la movilidad, tuvieron que hacer un esfuerzo y trabajar, en la medida de lo posible, en remoto con sus clientes.

Pero ¿cuáles han sido los principales cambios que, a día de hoy, se han mantenido en el mercado laboral? Son los siguientes.

Más tecnología

La digitalización de los negocios ya repuntaba como un hecho incipiente a principios del año 2020. Sin embargo, las empresas aún estaban en una fase muy inicial de análisis y comprobación. Cuando los trabajadores tuvieron que irse a sus casas y mantener la productividad de igual modo, se dieron cuenta lo importante que era tener un mínimo equipamiento tecnológico.

Si este fue tu caso, seguro que echaste de menos un portátil ligero pero potente, unas comunicaciones robustas y algún tipo de software específico para tu área profesional, como mínimo.

Modelos de trabajo híbridos

Una vez que la situación sanitaria ha ido mejorando, los profesionales están optando por modelos de trabajo híbridos, es decir, mezcla de presencial y remoto. Por ello, seguir pagando los alquileres de las oficinas en exclusiva cada vez tiene menos sentido. Además, muchas de ellas son demasiado pequeñas para mantener la distancia de seguridad que exige la ley.

La tendencia que está en auge en estos momentos es poder compaginar una oficina presencial, semi presencial o virtual. Y pagando sólo por lo que se consume sin tener que hacer frente a complejos contratos de permanencia, ya que aún no sabemos qué va a pasar en los próximos meses.

De esta manera, se pueden buscar espacios flexibles, que se adapten a las necesidades de los profesionales, con la posibilidad de contar con salas de reuniones. Y, por supuesto, tener todo el equipamiento tecnológico que se necesite sin necesidad de adquirirlo en propiedad.

La oficina virtual

Las comunicaciones cloud se han convertido en uno de los productos empresariales más interesantes del teletrabajo, sobre todo para negocios pequeños. Se trata de trasladar los servicios propios de telefonía, recepción y call center con proveedores y clientes a la nube. De esta manera, pagas una cantidad al mes por la gestión virtual de estos y otros servicios, prescindiendo del hardware y de tener que contratarlo por separado.

Cualquier profesional puede montarse su oficina virtual desde casa con todas sus ventajas y sin compromiso de permanencia.

Las videoconferencias

La imposibilidad de ver a tus clientes, proveedores o compañeros cara a cara ha dado lugar al desarrollo de una de las soluciones «estrella» del teletrabajo: las videoconferencias. Durante la pandemia, estas soluciones se convirtieron en una vía de escape a nivel personal, pero también en algo muy útil a nivel profesional.

Hoy en día, la mayoría de las reuniones siguen utilizando plataformas online de videoconferencias porque evitan los desplazamientos, el contacto físico y permiten compartir y descargar documentos para todos los participantes. Estas soluciones han estado a la altura todos estos meses lanzando versiones gratuitas y de pago, cada vez más mejoradas, que han supuesto un ahorro de tiempo y dinero a los implicados.

Mejor conciliación

En las ciudades grandes, como Madrid y Barcelona, se suele perder mucho tiempo en el trayecto de ida y vuelta a la oficina. El ahorro de este tiempo ha sido, sin duda, una de las ventajas del teletrabajo. Todas las horas semanales que los trabajadores perdían en atascos o trayectos al trabajo las pueden dedicar ahora a su familia y a otras actividades más placenteras.

Está demostrado que una mayor conciliación laboral aumenta la felicidad del trabajador y, por tanto, también su productividad y el nivel de compromiso con la empresa.

En definitiva, los negocios han tenido que transformarse en pocos meses lo que, en circunstancias normales, les hubiera costado años. Doce meses después, verás que muchos empresarios han aceptado con agrado el teletrabajo. Esto ha provocado profundos cambios de hábitos en el trabajador como, por ejemplo, una mayor conciliación y aproximación a la tecnología. Estamos ante una modalidad de trabajo mucho más flexible que busca espacios que se adapten a las nuevas necesidades. La oficina virtual es uno de los servicios más demandados, en Italia 113 ofrecemos este servicio pagando sólo por lo que necesita.