¿Por qué se ha multiplicado la demanda de oficinas virtuales?

Las nuevas formas de entender los negocios han propiciado que estos de transformen, desde su inicio (¿quien podría pensar que un modelo de financiación como el crowdfounding triunfaría?) hasta la forma de comunicarse con el cliente (ahora este puede comprar cualquier tipo de producto desde su propia casa), pasando por el espacio donde la vida de la empresa se desarrolla: imaginar compartir un mismo espacio con empresas de sectores totalmente ajenos (coworking) o alquilar una oficina para un encuentro puntual durante unas horas resultaba poco menos que ciencia ficción.

Mucho menos podría llegarse a concebir un mundo de los negocios en los que cada vez fuesen más las empresas que optasen por una oficina virtual desde la cual operar, pero esta realidad cada vez resulta más habitual y el porcentaje de empresas que optan por ellas crece de manera exponencial año tras año.

¿Cual es la razón del éxito de las oficinas virtuales?

En primer lugar hemos de rendirnos a la evidencia, y tomar como principal motivo de este apogeo la naturaleza digital de muchas de las empresas de nueva creación, algo que encaja a la perfección con la flexibilidad que las oficinas virtuales ofrecen.

De igual modo, el perfil del emprendedor ha mutado sustancialmente hasta responder a la imagen de persona joven a la que le gusta llevar a cabo sus obligaciones de manera independiente, y que es capaz de amoldarse a las necesidades del negocio en cada momento sin ningún tipo de restricción de carácter geográfico.

Otro factor determinante en el auge de las oficinas virtuales es la importancia de proyectar una imagen totalmente profesional en una sociedad en la que cada vez se valora más la impresión que el negocio sea capaz de transmitir a sus clientes, pues en muchas ocasiones el vertiginoso ritmo empresarial no da lugar a una segunda oportunidad, identidad que se puede respaldar con el alquiler puntual de salas de reuniones cuando sea necesario.

Por último, mencionar una de las piedras angulares para el éxito de una empresa: el ahorro de costes. Si la empresa puede disfrutar de ventajas que realmente le son útiles tales como la domiciliación de la sociedad, la recepción y gestión de la correspondencia o la atención de llamadas telefónicas sin el lastre que supone un alquiler mensual del que no se haga uso práctico, esta optimizará sustancialmente sus cuentas.