¿Triste y apático al volver al trabajo? Hoy hablamos del síndrome post-vacacional

Sindrome post vacacional

Si estos son tus síntomas, ya no hay duda, estás sufriendo el famoso síndrome post-vacacional. Explicamos qué es y cómo puede aliviarse.

Fatiga, pérdida de apetito, dolor muscular, tristeza e irritabilidad son algunos de sus síntomas. Esto se llama síndrome post-vacacional y afecta principalmente a personas menores de 40 años. Los expertos dicen que casi la mitad de los trabajadores sufren estos síntomas una vez retornan al trabajo tras el. Los psicólogos dicen que no es una enfermedad, sino un trastorno causado por la adaptación a la rutina profesional.

La fatiga, el nerviosismo, el insomnio o la ansiedad son algunas de las consecuencias del síndrome post-vacacional. Con estas características, no es sorprendente que muchas personas terminen llamándolo “depresión-postvacacional”, aunque los expertos no aconsejan vincular el término depresión a esta situación. La gran diferencia entre la depresión y el síndrome post-vacacional es la temporalidad. El síndrome generalmente dura pocos días o algunas semanas como máximo. La depresión, por otro lado, se extiende mucho más en el tiempo, y toma un cariz mucho más complejo y exigente con la psicología y las emociones de la persona que lo sufre.

Las personas más propensas a padecer este trastorno son aquellas que pasan muchas horas en el trabajo y que están expuestas a mucho estrés laboral. El cuerpo tiene que acostumbrarse a los nuevos horarios y ritmos nuevamente y también debe pasar por un período de adaptación.

Según los expertos, se recomienda no sobre enfatizar este estado de animado, siempre se debe tener en cuenta que es una situación temporal. Si se le da demasiada importancia y se extiende en el tiempo, este síndrome puede terminar convirtiéndose en una patología. Por lo que no debemos tomarlo con ligereza ni costumbre el hecho de volver de vacaciones y tomar como justificación el síndrome post-vacacional.